Todos los cuerpos, todas las bellezas

Bellos cuerpos, cuerpos reales

¿El bikini verde?, ¿el de flores?, ¿el bañador?, ¿sin él? Estas y no otras disquisiciones deberían ser las únicas dudas que nos planteemos al prepararnos para ir a la playa. Lo triste es que muchas mujeres, mayores, adolescentes y también niñas, muchas niñas, todavía se siguen observando en el espejo y toman la decisión de que no pueden ir a la playa porque están muy gordas o muy flacas. Porque no tienen la misma talla que sus amigas. Porque sienten que ya son mayores y su cuerpo está flácido, poco estético. Porque tienen estrías o celulitis. Porque las operaron y ya no tienen un pecho o una gran cicatriz en cualquier parte visible.

¿Quién decide qué cuerpos valen?

¿Cómo es posible que una niña de 9 años no quiera ir a la playa porque su contorno es superior al de sus amigas? ¿Qué bombardeo diario está recibiendo por mil y un canales supuestamente infantiles para pensar que su aspecto es diferente y eso le impide jugar y divertirse en la playa?

¿Cómo es posible que una adolescente de 15 años se mire con aversión ante el espejo y deje de comer o lo haga compulsivamente porque no se acepta? ¿Cómo es posible que una joven de 22 años solo vea la celulitis en sus piernas y por ello desista de ir a la playa, o que una mujer de 30 considere que no se puede poner en bikini porque tiene un poco más de barriga tras el confinamiento o tras un embarazo, o que una de 50 se avergüence de su pecho caído?

¿Quién decide qué cuerpo de mujer es bello o feo?

¿Quién decide quién puede y no puede ir a la playa, usar bikini, minifalda, pantalón corto?

¿Es que solo hay una belleza?

¿No será que nos imponen su belleza comercial?

Sí, quizá vayan por ahí los tiros y esa presión sociocomercialpublicitaria, de la que ya hablábamos en otra entrada anterior en este blog sobre la publicidad sexista, obligue a la gran mayoría de las mujeres a vivir esclavizadas casi toda su vida con dietas insanas, unos sedantes emocionales, sesiones interminables de gimnasio o encerradas porque su cuerpo no se ajusta a los patrones establecidos. Todas las investigaciones confirman que la preocupación por el peso conduce al colapso de la autoestima.

Dice Naomi Wolf en “El mito de la belleza” que el cuerpo de las mujeres siempre es asunto de debate público y por eso nos sentimos culpables cuando no cumplimos con lo que la sociedad espera de nosotras, principalmente a nivel estético. Por lo tanto, existir como nos dé la gana, aceptar el cuerpo que tenemos, querernos como somos, es en sí un acto rebelde, político y feminista.

Ir a la playa debería ser para todas las personas algo lúdico, divertido, un momento de expansión, sin embargo, para muchas es una pesadilla, un momento de exhibición extrema del cuerpo que les avergüenza. Por ello, a pesar de su gran deseo por darse un estupendo baño de sol y salitre, no se atreven a pisar la arena.

Nacimos para ser reales no perfectas

¿Quién nos ha grabado a fuego en el cerebro que las mujeres tienen la obligación de ser perfectas según unos cánones determinados: sencillas, elegantes, dulces, cariñosas, prudentes, guapas, depiladas, con unas medida equilibradas, sin imperfecciones en la piel u otras miles de exigencias pautadas y definidas por los clichés publicitarios? Todas las personas, mujeres y hombres nacimos para ser reales, no perfectas.

 Debemos apostar por la diversidad corporal y la existencia de diferentes tipos de cuerpos, todos con derecho a ir a la playa o donde les plazca: altas, bajas, gordas, flacas, jóvenes, mayores… No hay disculpa.

Gordofobia, desprecio a las personas gordas

Si bien todos los cuerpos están bajo la lupa de la perfección, no podemos olvidar que la cuota de presión estética sobre los cuerpos de las mujeres es mucho más fuerte y, en ocasiones, mucho más cruel que sobre los hombres. Muchas veces se acepta que un hombre esté fofisano, su barriguita es hasta simpática, acogedora, adorable, “¡ohhhh! es un osito de peluche” pero a las mujeres NO, lo sentimos: “Menuda barrigona que tiene” “está rolliza y grasienta como una cerda”.

Fobias hay muchas y seguro que todas ellas se estudian en la carrera de Psicología, la gordofobia es “el rechazo o repulsión hacia las personas consideradas gordas según los actuales cánones de belleza de nuestra sociedad” según el artículo de piscología-online.

Como se explica en este artículo “aunque el término incluya el sufijo “fobia” se aleja bastante de las fobias tratadas en psicología. Habitualmente fobia se refiere al miedo irracional causado por ejemplo por una situación, por ejemplo la claustrofobia que es el miedo a los espacios cerrados o limitados, a un insecto o animal (aracnofobia) o un objeto (cronometrofobia: miedo a los relojes). Sin embargo las personas que tienen gordofobia no presentan un miedo sino repulsión o desprecio hacia las personas consideradas gordas, con curvas o que no tienen el físico que ellos consideran apropiado en cuanto a exceso de peso o volumen”.

Decía en una entrevista una de las fundadoras de Stop Gordofobia y autora de libro 10 gritos contra la gordofobia, Magdalena Piñeyro, que el rechazo social a las personas gordas la componen “una serie de prejuicios que giran sobre la salud, la moral y la estética”.

“Habría que cuidar el cuerpo porque es bueno y queremos estar bien, no con motivo del peso” sentencia y en este sentido argumenta que muchas mujeres inician dietas por salud pero cuando no adelgazan las abandonan por completo. “Yo planteo una ruptura en la que difundir hábitos de vida saludable no tenga que ver con la gordura o delgadez. Primero, porque la gordura no siempre tiene que ver con tus hábitos de vida y, segundo, que no hay que motivar esos hábitos para adelgazar, sino para estar sana”.

Ahora, haz el ejercicio de desnudarte y mirarte en el espejo con deleite, sonríe, esa eres tú y así te quieres, te gustas, te aceptas, y si te apetece, ponte el bikini o no te lo pongas, haz lo que te plazca y disfruta, pasea vestida como quieras y te sientas a gusto y con la seguridad de que eres tú misma y no un producto de lo que el mundo te exige que seas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s