#CoeducandoQueEsGerundio

Este mes de abril, el Instituto Canario de Igualdad ha estrenado su primer Ciclo Coeducativo, “Coeducando que es gerundio: líneas rojas de la coeducación” así, en gerundio porque, parafraseando la definición de esta forma verbal, la coeducación está pasando, realizándose o llevándose a cabo. Siempre en marcha, creciendo y adaptándose a los nuevos tiempos, a la sociedad cambiante y en evolución. No puede ser algo estático, que se mantenga por los siglos de los siglos amén en las escuelas, perpetuándose año tras año. Pero claro, como es el primer ciclo, no ha quedado más remedio que iniciarlo marcando las líneas rojas que no se pueden pasar.

Líneas rojas de la coeducación

Pensando (sí, también en gerundio) en qué límites son inadmisibles que en la actualidad se rebasen, el ICI ha programado una seria de encuentros dirigidos en especial a profesionales de la educación, pero también a cualquier persona interesada, que están siendo moderados por nuestra directora, Kika Fumero.

Desde el primer lunes de abril, y en formato diálogo online a través de la página Facebook o el canal youtube del ICI, se están tratando temas tan delicados (las líneas rojas) como la migración de mujeres por el mundo, los estereotipos y los medios de comunicación, la pornografía y la visibilidad lésbica.

Las únicas fronteras están en la mente

El ciclo se inició el pasado 5 de abril, con la charla de Esperanza Barbuzano que habló de las grandes viajeras de nuestra época: las mujeres migrantes y sus historias de vida. La migración vista desde un punto de crecimiento a través del relato, en un punto estratégico como puede ser Canarias, un lugar absolutamente de paso donde cabe decir, además, que nuestras aulas están llenas de diversidad y riqueza que regalan cada día niñas y niños del mundo entero.

Si te lo perdiste o te gustó tanto que quieres repetir, puedes ver la grabación que hemos colgado en el canal YouTube del ICI.

El objetivo del equipo de coeducación ha sido que el ciclo aterrice en las aulas a través del profesorado para que el alumnado canario forje esas herramientas y cambie la perspectiva, se conviertan en “el motor futuro que derribe las fronteras de las mentes, que son las únicas que existen”.

Estereotipos y más estereotipos

Este lunes 12 de abril, a las 17 horas, será el momento de hablar de otra línea roja: la imagen de la mujer en los medios de comunicación, con Yolanda Domínguez. Una artista visual que ya ha colaborado con anterioridad con el ICI. Ella dirigió el minidocumental “Elsas” una “anticampaña” repleta de mujeres reales, algo poco común en la publicidad, las películas, las series… que dio mucho que hablar . Este material audiovisual se acompañó de una guía coeducativa con material didáctico sobre el tema, “Las mil y una elsas”.

Yolanda hablará sobre la imagen de la mujer enfrascada en estereotipos que inciden en las niñas a edades muy tempranas, donde se les muestra una realidad encubierta, cuerpos mal llamados perfectos y la hipersexualización latente que desencadenan en ser materia de cambio: búsqueda de likes, fotos imitando ser adultas, ser aceptadas y agradar. Verse inmersas, sin más, en el mundo de la moda donde se las representa de manera sesgada y hace que se cree en ellas inseguridades, luchas… Y se creen situaciones realmente graves que vemos a diario en las aulas: casos de trastornos de alimentación, inconformismos consigo mismas, sufrimientos gratuitos, entre otras tantas consecuencias.

Podrás seguir la charla de Yolanda a traves de Face o del canal de youtube y preguntar tus dudas mandando un mensaje al teléfono 618797658.

Pornografía y otros dolores intocables

Partiendo de la sesión anterior, el lunes 19 de abril, se hablará sobre los cuerpos exhibidos y vendidos con Mónica Alario, experta en pornografía. Un tema complejo y casi intocable en las aulas por lo difícil que se hace para personas que no lo dominen, aun siendo conocedoras de que el alumnado empieza a consumir pornografía a edades muy tempranas (8 años aproximadamente) y que, a través de esa pornografía consumida, forja sus conocimientos sobre el sexo que quedan reducidos a que la mujer está supeditada a los deseos del hombre o los hombres que aparecen. Relaciones, en absoluto, ni igualitarias ni consensuadas.

Aún así, debemos reconocer que, en Canarias, cada vez hay más formación afectivo sexual, respecto a otras comunidades del territorio español y se está elaborando un trabajo muy interesante con proyectos que llegan a las aulas de manera continua y con objetivos de cambio que se ven aflorar en nuestro alumnado ya mayor.

La visibilidad lésbica

Y el último lunes del mes, el 26 de abril, Día de la visibilidad lésbica, finalizará el ciclo con dos profesoras lesbianas visibles, nuestra actual directora, Kika Fumero y Ana Ojea, una activista en las aulas.

Las comunidades educativas son los referentes más cercanos para nuestro alumnado, para darle la libertad de vivir y sentirse libre de amar de la manera que elija y de ser amado, asimismo, en libertad. Se apuesta por dar visibilidad al profesorado homosexual, de tal manera que se abra la veda para que el alumnado pueda generar un espacio de confianza y establecer el crecimiento personal que crea oportuno.

Todavía te preguntas “¿coeduca qué?” La coeducación es respetar lo básico, las diferencias de todo tipo, los nuevos valores, las masculinidades igualitarias, la visibilidad de las mujeres en todas las áreas, la lucha contra la violencia de género, el sexismo, los estereotipos y la visión patriarcal. La coeducación debe actuar en gerundio, y crecer como una molécula que se expande a cada brote de intolerancia, de violencia. La coeducación es un pilar básico y robusto de valores a partir del que se deben impartir todas las materias, desde las Matemáticas, Conocimiento del medio, Historia, Lengua hasta Educación Física y Plástica.

Si te ha gustado este artículo subscríbete al blog y te avisaremos cuando hagamos una nueva publicación.

Las invisibles

Ellas son las invisibles, ellas, porque el 96% de las personas que se dedican laboralmente a las tareas del hogar y los cuidados son mujeres. No es solamente una percepción generalizada, son los datos que maneja la Plataforma por un empleo de hogar y cuidados con plenos derechos. En la mayoría de los hogares son imprescindibles, la declaración del estado de alarma por emergencia sanitaria las convirtió en “esenciales para mantener el bienestar de las personas mayores o en situación de dependencia en sus domicilios”, pero sus circunstancias se agravaron y literalmente las hundió, aún más si cabe, en el lado más oscuro del mercado laboral.

Hoy 30 de marzo es el día internacional de las Trabajadoras del hogar, un día declarado en 1988 en el trascurso del congreso que tuvo lugar en Bogotá, Colombia y que suele pasar desapercibido en un mes repleto de eventos en torno a la mujer. Sus delantales colgados en los balcones mientras las mujeres se manifiestan en el 8M de los últimos años, son un gran paso pero siguen siendo una expresión de cómo se vulneran sus derechos.

Las tareas pendientes

En 2011, la Organización Internacional del trabajo (OIT) les abrió una pequeña ventana con la aprobación del Convenio 189 sobre trabajo decente de las trabajadoras y trabajadores domésticos. En su artículo 6 detalla algo tan esencial como que el país que lo ratifique deberá adoptar medidas para que, “como los demás trabajadores en general, disfruten de condiciones de empleo equitativas y condiciones de trabajo decente, así como, si residen en el hogar para el que trabajan, de condiciones de vida decentes que respeten su privacidad”.

Son más de medio millón de personas según la EPA. 381.082 de alta en la Seguridad Social . Mujeres españolas o migrantes que tienen miedo a reconocerlo, no lo sabemos.

A día de hoy, España está en la deshonorosa lista de los países que no lo han ratificado, una tarea pendiente que ya reconocía la propia ministra responsable de la cartera de Trabajo, Yolanda Díaz, con motivo del 1º de mayo.

La mirada hacia otro lado de los diferentes gobiernos que han sorteado esta ratificación desde 2011 que la OIT aprobara este convenio, no evita el problema, no lo borra.

Son más de medio millón de personas (563.100) que en España trabajan en estas labores según la Encuesta de Población Activa (EPA). Dadas de alta en la Seguridad Social son 381.082. Mujeres españolas que tienen miedo a reconocerlo en ninguna estadística y migrantes que han debido dejar atrás su vida, su hogar, su familia (mayores o menores a su cargo) para atender a familias españolas, no lo sabemos. No están inscritas en ningún listado y en la mayoría de las ocasiones ni las vemos, aún menos desde que se declarase el estado de alarma y se vieran obligadas por las familias empleadoras a permanecer encerradas en situaciones de casi esclavitud. No son películas de terror, son testimonios reales.

Cuando dejan de ser personas

Depende de la buena voluntad de la familia, de la ética y la moral, del respecto por los derechos humanos que tengan unas condiciones mejores o peores en el empleo como internas al que se ven obligadas tras entrar en España; tras salir de su país con la única esperanza de enviar dinero a su casa y que puedan comer.

Se encuentran en una extrema vulnerabilidad, por ser mujeres, por ser migrantes, por carecer de redes familiares cercanas, por ser pobres, por desconocer la cultura del país, las costumbres, a veces hasta el idioma. En el mejor de los casos encuentran un empleo en una familia que les asigna horarios y salarios más o menos decentes pero en otros muchos llegan atraídas por falsas esperanzas, incluso mafias que las condenan a la explotación.

Desde que pisan el país, deben permanecer como mínimo tres años en la sombra y trabajando en la economía sumergida, sin ningún control, internas para asegurarse un techo y comida y expuestas a todo tipo de abusos: “Cuando llegas a España dejas de ser una persona con derechos y te conviertes en inmigrante”

Su condena es estar lejos de su familia, de la tierra que les vio nacer y dar todo esos abrazos y besos a otras niñas y niños

La sociedad que las recibe las anula como personas y al tiempo ellas mismas naturalizan su pobreza, se miran a un espejo y solo ven su condición de inferioridad, en su pensamiento se incrusta que algunas familias son de primera y otras, como la suya, están en el último puesto de la fila. Lo que les sobra a las primeras, lo que ya no necesitan, aquellas pertenencias de las que se aburren, es lo único que les corresponde como regalo.

Su condena es estar lejos de sus hijas e hijos, de las personas a las que más quieren, de la tierra que les vio nacer y dar todo ese cariño, esos besos y abrazos a otras niñas y niños. Y luego, sentirse culpables, culpables por haber dejado a su madre enferma, culpable porque su hermana está atendiendo como puede a su bebé de 6 meses, culpable porque el dinero que manda mensualmente no les llega para comer todas las semanas. A ellas nadie las cuida, nadie vela por sus necesidades ni físicas ni emocionales. Autocuidado para ellas es ciencia ficción.

Algunas cotizan pero tampoco se libran de la injusticia

Al comienzo de año, el Ministerio de Trabajo se dirigió a quienes tenían a una empleada del hogar de alta para informarles del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) vigente (950 euros al mes en 14 pagas o 1.108,33 euros si se prorratean las extras) y de las cotizaciones. A partir de este 1 de abril la Seguridad Social ya ha anunciado que revisará estas actualizaciones y a través de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social iniciará inspecciones en los hogares que no hayan regularizado los salarios que pueden conllevar sanciones.

Para poner al día las retribuciones hay que comunicarlo a la Tesorería General de la Seguridad Social.

Otra tarea pendiente del Gobierno de España y que en diciembre de 2020 nuevamente fue atrasada hasta 2023, es la equiparación entre el Sistema Especial de Empleados de Hogar y el Régimen General de la Seguridad Social, una medida que se ha ido aplazando sucesivamente desde el año 2019 y que permitiría que las empleadas de hogar cotizaran por los ingresos reales y tuvieran acceso a más prestaciones de la Seguridad Social, entre ellas, la protección por desempleo.

A finales del pasado año, se anunció la creación del primer sindicato nacional para el colectivo de empleadas SINTRAHOCU (Sindicato de Trabajadoras del Hogar y los Cuidados)con el objetivo de aunar reivindicaiones en su lucha común por un trabajo digno. Como anunciaron en ese momento en su cuenta de Twitter “para exigir y defender la equiparación de derechos laborales y poner los cuidados en el centro. Nos sobran razones”.

Y efectivamente, sobran razones para alertar, tomar conciencia como país receptor de su situación y adoptar las medidas legales que sean necesarias de manera urgente para que pongan coto a contratos abusivos, acuerdos no escritos y condiciones que rayan la esclavitud en nuestro siglo XXI. Dejar en manos de la buena o mala voluntad de quienes solicitan los servicios de estas mujeres que tengan condiciones dignas es algo que nos debe dar auténtico miedo, más que una película de terror, porque estas son vidas reales.

Suscríbete a nuestro blog para recibir notificaciones.

Feliz cumple Mascarilla-19

Lo primero que pensé cuando de la noche a la mañana nos dijeron que en la farmacia deberíamos ayudar a mujeres víctimas de violencia de género es que nos íbamos a meter en un lío muy gordo. Ya teníamos bastante presión con el coronavirus, intentando infundir tranquilidad y confianza al vecindario que venía a comprar medicinas o mascarillas, (como siempre hacemos) para ahora tener que acumular una nueva tarea: recibir a mujeres maltratadas.

Pero es que la nueva enfermedad que extendía como la pólvora a mil por hora había puesto en un par de días nuestro mundo y nuestra rutina patas arriba. Mis conocimientos sobre violencia de género en ese momento eran bastante difusos y alejados de mi realidad. Se reducían a saber por definición qué era y poco más. En mi familia y entorno no conocía ningún caso y en mi imaginario al hablar del tema, lo único que aparecía era una mujer con moratones y un hombre como un toro pegándola.

A mis otros dos compañeros les pasaba más o menos lo mismo así que lo único que pensábamos era en las posibles represalias del maltratador si es que nos veíamos en la tesitura de tener que ayudar a una mujer en esta situación.

Pasaron los días y la farmacia no se nos llenó de maltratadores violentos. Ya nos habíamos olvidado del asunto cuando apareció ella en la farmacia, era una vecina que venía esporádicamente pero la conocía. No había nadie más, mi compañero ordenaba en el interior. Le di los buenos días, la miré a los ojos y vi el miedo. Era incapaz de hablar y sin más le pregunté: ¿Quieres una mascarilla-19? Asintió y la invité a entrar para tomarle los datos.

Ese día vi el rostro del miedo, vi de frente lo que es la violencia de género cuando no hay señales en la cara. Le hicimos una tila y llamamos al 112. Inmediatamente se activó el protocolo para que recibiera la ayuda especializada. Y esos ojos llenos de pavor con los que entró se transformaron en su despedida en una mirada de agradecimiento infinita.

Al día siguiente imprimimos otros dos carteles más de mascarilla-19 y los pusimos en lugares más visibles de la farmacia. Ya no teníamos miedo, ahora sentíamos orgullo.

Mascarilla-19 ha cumplido ya su primer año de vida y con el mismo ímpetu que llegó se mantiene. Y se quedará, por lo menos cuatro años más. El ICI y los colegios oficiales de Farmacia de Canarias firmaron el día de su cumple, el 17 de marzo, un protocolo de actuación conjunta que permitirá consolidar este recurso, creado por el Instituto Canario de Igualdad y puesto en marcha en colaboración con las farmacias isleñas.

770 farmacias en Canarias

Ese día nuestra directora, Kika Fumero, recordó cómo fue su nacimiento y gestación en 72 horas tras la declaración del estado de alarma por emergencia sanitaria. Bastaron 72 horas para que las plantillas de 770 farmacias canarias se convirtieran en personal aliado de la lucha contra la violencia de género.

“En este primer año de vida, un recurso creado a toda prisa, en apenas dos días y ante la gran preocupación que sentía el ICI por las mujeres en riesgo que se iban a quedar encerradas con sus maltratador en casa, ha permitido que las farmacias isleñas dieran atención, y en muchas ocasiones acogida hasta que llegaban los servicios especializados, a 45 mujeres que se estaban sintiendo amenazadas”.

Consejera de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud del Gobierno de Canarias, Noemí Santana

De las 45 mujeres atendidas, 22 fueron en farmacias de Gran Canarias y 23 en la isla de Tenerife, en 4 ocasiones, además del servicio del 112, se tuvo que activar alguno de los dispositivos de emergencia de los cabildos y una de las mujeres fue acogida.

Por municipios, la mayor asistencia se produjo en las farmacias capitalinas, en el caso de la isla de Gran Canaria, 13 fueron en Las Palmas de Gran Canaria, 3 en San Bartolomé de Tirajana, 2 en Santa Lucía, 2 Telde, 1 en Agüimes y 1 en Firgas. En la isla de Tenerife, 8 fueron en Santa Cruz de Tenerife, 3 en Granadilla, 2 en Adeje, 2 en La Laguna, 1 en Santa Úrsula, 1 en Arona, 1 en Tacoronte, 1 en Güimar ,1 en Icod, 2 en Los Realejos y 1 en La Orotava.

La mascarilla viajera

Y hasta la fecha, este recurso se ha implementado en 12 comunidades autónomas, incluidas las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, 13 con Canarias; las tres diputaciones provinciales del País Vasco; y un total de 32 municipios de los cuales 25 pertenecen a la Comunidad Valenciana, 3 a la Comunidad de Madrid, 2 a Cataluña, uno a Castilla La Mancha y otro a Aragón.

22 colegios de farmacia españoles se adhirieron a la iniciativa y alrededor de 16.000 farmacias españolas se comprometieron con Mascarilla-19 de las casi 22.100 existentes y por las que pasan al año cerca de 2,3 millones de personas.

“Esta iniciativa demuestra sin duda el gran potencial de la red de impacto social que supone la farmacia en nuestro país. Una red de conocimiento y aliada fundamental por su arraigo territorial. La farmacia es un agente social de primer orden, que llega a donde no llega nadie. Mascarilla-19 ha demostrado que integrar a la red de farmacias en los protocolos de servicios sociales, multiplica su capacidad de llegar a colectivos vulnerables o de detectar riesgos sociales a los que se debe dar respuesta desde las administraciones”.

Presidente del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos, Jesús Aguilar Santamaría

“Solo hecho de haber podido ayudar a una mujer o menor víctima de violencia de género ya es una gran satisfacción para nosotros. Hemos llegado muy cerca y muy lejos en el apoyo a las mujeres y menores víctimas de la violencia de género”.

Presidente del Consejo de Farmacéuticos de Canarias y Las Palmas, Juan Ramón Santana

“Permite que exista un punto de denuncia en cada barrio, atendido además por un profesional sanitario sensible a esta difícil situación por la que pasan algunas mujeres, sin cita previa, con la debida discreción, sin necesidad de que en ningún caso tengan que pasar por el difícil trago de explicar su problema, sólo con comunicar “Mascarilla 19”.

Presidente del Colegio Oficial de Santa Cruz de Tenerife, Manuel Ángel Galván

Y el código insular que luego se hizo nacional, es también internacional y está implementado en 20 países. Lo que empezó siendo Mascarilla-19 se tradujo en Mascareta en Baleares, Mascherina en Italia, Μάσκα-19 en Grecia, Maske-19 en Francia, Maskara-19 en Cabo Verde, Barbijo rojo en Argentina, o “Ask For ANI” en el Reino Unido. Y así se convirtió en nuestra mascarilla viajera.

Una repercusión mediática mundial con 0 euros de inversión en publicidad

De acuerdo con el informe preliminar del impacto nacional e internacional de Mascarilla-19 elaborado por el ICI, la iniciativa canaria contra la violencia tuvo una repercusión mediática que, cifrada en gasto publicitario, le hubiera supuesto al ICI una inversión de más de un millón de euros (1.054.504€). Una cifra inasumible por esta institución pública que entre marzo y noviembre, invirtió en la iniciativa 0 euros.

En total, entre los meses de marzo y noviembre, apareció en 561 noticias (225 de Canarias, 336 de otras comunidades autónomas) y en 252 noticias de medios internacionales. En el 99% de las ocasiones fue nombrada de manera positiva o neutra. En redes sociales, Twitter fue la estrella hasta el punto de convertirse en trending topic el 30 de abril del 2020, un día después que la artista India Martínez colgara su vídeo de apoyo al recurso en la plataforma YouTube. Luego vinieron investigaciones académicas, ponencias en congresos, intervenciones artísticas

El informe se elaboró con el objetivo de evaluar el impacto de este recurso, aprender de la experiencia, comprobar si los objetivos marcados en un inicio se han ido cumpliendo, dónde hay que mejorar e identificar otras cuestiones en las que la iniciativa haya sido de utilidad, aunque no fueran metas iniciales. Para ello, además de analizar la repercusión mediática, se realizaron 97 encuestas tanto a las administraciones públicas, como a los consejos, colegios y oficinas de farmacia coejecutores de esta iniciativa, para lo cual fueron utilizados dos cuestionarios distintos.

Se contactó con un total de 73 municipios y ocho mancomunidades, 17 comunidades autónomas y las 2 ciudades autónomas, con 52 colegios de farmacia y tres consejos, así como con el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos. Asimismo, se estableció contacto con las administraciones de ocho de los países que mostraron su interés por la iniciativa o había constancia de que hubieran iniciado su ejecución, para comprobar su experiencia y cuáles son las circunstancias actuales del recurso.

¿En qué coincidieron los principales resultados?

El 96% de las administraciones públicas y un 86% de las farmacias, consideró que este recurso había producido una importante sensibilización ciudadana para constatar que la violencia de género es un problema social, no un asunto privado.

Otra fortaleza que apuntaron fue la sencillez del protocolo y la capacidad de las farmacias de trabajar en red, aprovechando su calidad de espacio de confianza para la ciudadanía y el establecimiento de un nuevo canal de comunicación para las mujeres en situación de violencia de género que necesitan solicitar ayuda.

Mascarilla-19 fue calificada por los Consejos, Colegios y Oficinas de Farmacia como una herramienta eficaz, si bien requiere de mejoras para seguir avanzando. El 87% de las administraciones públicas y el 80% de los Consejos, colegios y oficinas de farmacia encuestadas valoró que efectivamente mascarilla-19 había facilitado dar la alerta a las mujeres víctimas de violencia.

Formación para mejorar

El acuerdo suscrito en estos días y que tendrá una vigencia inicial de cuatro años, además de dar continuidad a Mascarilla-19 como recurso estable al servicio de las mujeres y menores víctimas de violencia de género en Canarias y reforzarlo en las islas no capitalinas, organiza la colaboración en el desarrollo y difusión de campañas publicitarias organizadas por el ICI dirigidas a prevenir, sensibilizar y erradicar la violencia de género, así como la formación en estas materias, que el ICI impartirá a través de la ESSSCAN al personal de las farmacias canarias.

¿Te ha gustado esta lectura? Suscríbete al blog y así te llegará un aviso cada vez que publiquemos una nueva entrada.

La pluma invitada: Esther Martín

El objetivo de la pluma invitada de este mes, *Esther Martín Martín, es reflexionar sobre la situación de desventaja de las mujeres frente a los hombres en el mercado laboral. Techos de cristal y suelos pegajosos que impiden a las mujeres desarrollarse profesionalmente pero que además perjudican a toda la sociedad en su conjunto, que la dejan coja, privada del talento de las mujeres y con la asignatura de igualdad real y efectiva suspendida.

Igualdad en el mercado de trabajo de Canarias, una asignatura pendiente

La COVID-19 nos ha mostrado nuestras debilidades, carencias y necesidades, sumiéndonos en la crisis económica más grave tras la II Guerra Mundial. La pandemia provocada por el coronavirus ha puesto el acento en la situación de precariedad laboral de las mujeres en Canarias y las discriminaciones que padecemos por nuestra condición de género.

Nuestras tasas de desempleo, la falta de oportunidades, las brechas en los salarios y las pensiones, la parcialidad impuesta, los índices de pobreza y exclusión social, que año tras año lideramos y un largo etcétera continúan poniendo de manifiesto las desigualdades, las discriminaciones e incluso violencias que sufrimos las mujeres.

La precariedad laboral se incrementa si eres mujer

Exponemos datos constantemente: en la actualidad el 54,4 % de las personas desempleadas en Canarias somos mujeres, que además cubrimos el 78% de los contratos a tiempo parcial y firmamos el pasado mes de febrero 9 de cada 10 contratos eventuales. Pero en ocasiones obviamos que detrás de esos porcentajes, de esas cifras, hay personas y que no somos números ni estadísticas, somos mujeres que continuamos luchando para destruir las barreras estructurales sociales que venimos arrastrando históricamente y que se han incrementado considerablemente durante esta pandemia.

En nuestro Archipiélago, con unas relaciones laborales basadas en la temporalidad, trabajos de bajo valor añadido y con los salarios más bajos de todo el país, la precariedad laboral se incrementa si eres mujer.

La brecha salarial en nuestra Comunidad Autónoma es del 14,7%, lo que supone que las mujeres ganamos 3.282,62 € menos que nuestros compañeros varones a pesar de realizar trabajos de igual valor. Y en este punto, solemos escuchar afirmaciones como “eso en mi empresa no ocurre, tenemos una única tabla salarial” y es cuando toca tirar de pedagogía y explicar. Explicar lo que implica la discriminación directa por condición de género en línea con lo establecido recientemente por el Tribunal Supremo que da la razón al sindicato Comisiones Obreras que denunció a una serie de hoteles de la isla de Tenerife por discriminar a las mujeres, que cobraban mensualmente casi 400 euros menos que sus compañeros varones a pesar de realizar trabajos de igual valor.

“9 de cada 10 excedencias o reducciones de jornada para afrontar esos cuidados los asumimos nosotras, con la merma en nuestros salarios, cotizaciones y por tanto, de nuestras prestaciones futuras”

Y continuar informando lo que incide en la brecha salarial por condición de género, como los contratos a tiempo parcial o la temporalidad en estos, que afrontamos mayoritariamente las mujeres y no por decisión propia sino porque así nos lo impone el mercado de trabajo. O que existan pluses en sectores masculinizados referidos, por ejemplo, a la peligrosidad mientras que en sectores feminizados como el textil, el agrícola o la limpieza, donde se utilizan productos fitosanitarios y/o químicos, no se tengan en cuenta este tipo de pluses. Añadimos la imposibilidad de las mujeres de poder acceder al mismo nivel que nuestros compañeros varones a pluses como el de antigüedad o nocturnidad, ya que seguimos afrontando casi en exclusiva los roles de cuidados, tanto de nuestros menores como de nuestros familiares dependientes, hasta el punto que 9 de cada 10 excedencias o reducciones de jornada para afrontar esos cuidados los asumimos nosotras, con la merma en nuestros salarios, cotizaciones y por tanto, de nuestras prestaciones futuras, resaltando a aquellas mujeres que no tienen más opción que la de abandonar su trayectoria profesional por no disponer de alternativas que les permitan conciliar su vida familiar y personal con su actividad profesional.

“El porcentaje de mujeres con ingresos menores o iguales al SMI duplica al de los hombres”.

Por todo ello, lamentablemente afirmamos que la pobreza tiene nuestro rostro, el de mujer. Mujeres pobres en activo que continuaremos siéndolo en el futuro si no se activan los mecanismos y herramientas que lo eviten y que erradiquen esa brecha también en las pensiones y que en Canarias alcanza el 26% en contra de las mujeres.

Tampoco son buenos los datos que indican que el porcentaje de mujeres con ingresos menores o iguales al SMI duplica al de los hombres. Por ello la importancia de continuar incrementando el salario mínimo interprofesional en este 2021, no por ser una promesa de legislatura del Gobierno de España o porque así lo indique la Carta Social Europea de llegar a un SMI del 60% del salario medio de cada país, es imprescindible porque da cobertura a las personas trabajadoras más precarias, que no cuentan con la cobertura de la negociación colectiva, personas que mayoritariamente son mujeres, jóvenes y dedicadas al sector servicios, de limpieza y al sector agrícola.

La asignatura pendiente

Las desigualdades se perpetúan y continuamos lidiando con la barrera invisible que nos impide acceder a puestos de responsabilidad, tanto en el ámbito privado como en el Público, el llamado techo de cristal que acuñó hace más de cuatro décadas Marilyn Loden, a pesar que en Canarias más mujeres que hombres cuentan con estudios universitarios, de Diplomatura (60,98% de mujeres frente a 39,01% de hombres) y Licenciatura, Máster o Doctorado (el 53,35% lo ocupan las mujeres respecto a 46,64% que ocupan los hombres), con una brecha de género media negativa para los hombres de 14,34 puntos porcentuales.

La infrarrepresentación e infravaloración de las mujeres a pesar de nuestra formación y trayectorias profesionales, es otra de las muchas asignaturas que tenemos pendientes para alcanzar la igualdad real y efectiva.

La combinación de los factores expuestos ha provocado una situación en la que las mujeres nos incorporamos al mercado productivo pero sin abandonar la máxima responsabilidad en el hogar, del cuidado de nuestros menores así como de nuestros familiares dependientes, lo que sigue generando disfunciones fundamentales en las formas de inserción laboral de las mujeres: precariedad, historias laborales alteradas y discontinuas, problemas de segregación y fenómenos como el techo de cristal o el suelo pegajoso que hemos abordado de forma muy escueta pero que están muy presentes en la mayoría de las trayectorias laborales femeninas en Canarias y cuya solución a futuro no parece estar próxima.

“Agricultura, limpieza, atención a la dependencia… Sectores que tienen tres rasgos en común: feminizados, profundamente precarios y cuyos retribuciones están actualmente en el salario mínimo interprofesional”

Mujeres precarias que hemos resultado imprescindiblespara que las actividades esenciales continuasen dando cobertura al resto de la ciudadanía durante esta grave pandemia generada por la Covid-19. El sector de la limpieza, las empleadas del hogar, el comercio de la alimentación, la atención a la dependencia, el sector agrícola, etc. Sectores que tienen tres rasgos en común: feminizados, profundamente precarios y cuyos retribuciones están actualmente en el salario mínimo interprofesional.

Y por supuesto, el reconocimiento y agradecimiento al resto de actividades que nos han permitido afrontar esta grave crisis, como el sector sanitario, educativo, fuerzas y cuerpos de seguridad, entre otros, que ha protegido y salvaguardado a la mayoría social, incluso dejándose la vida en ello.

Reivindicar políticas con perspectiva de género

No cabe otra opción que continuar exigiendo la incorporación igualitaria al mundo del trabajo de mujeres y hombres, para lo que se hace necesario incidir en el desarrollo de políticas de igualdad de oportunidades que liberen a las mujeres de ocuparse en exclusiva de los cuidados, del hogar. Es imprescindible operar en el mercado de trabajo en una serie de factores estructurales que perpetúan las desigualdades laborales, que generan enormes brechas en los sistemas de protección social y en las pensiones de las mujeres, así como incidir en políticas, recursos y estrategias en los distintos aspectos que permitan erradicar cualquier tipo de discriminación.

Reivindicar políticas con perspectiva de género que permitan el desarrollo de un nuevo modelo productivo, laboral, fiscal y también sostenible, con salarios dignos y estabilidad en el empleo, que nos permita mantener y reforzar los servicios públicos esenciales (Sanidad, Educación, Políticas Sociales, etc.) para avanzar en bienestar social, equidad e igualdad.

“Las mareas violetas continúan fortaleciéndose, reivindicando y luchando para acabar con las discriminaciones y violencias que padecemos las mujeres”

La lucha contra la discriminación en el ámbito laboral es la lucha por un empleo de calidad para mujeres y hombres; por la defensa de los servicios públicos más allá de salir a los balcones y aplaudir. La importancia de lo Público, de lo de todas y todos, como generadores de cuidado y atención a las personas pero también de empleo. Y contra los recortes económicos, sociales y de derechos laborales que incrementan las desigualdades y el riesgo de pobreza y exclusión social.

Las mujeres hemos sabido adaptarnos, evolucionar y sobre todo, no resignarnos. Las mareas violetas continúan fortaleciéndose, reivindicando y luchando para acabar con las discriminaciones y violencias que padecemos las mujeres. Seguimos luchando, que nadie piense que vamos a dar un solo paso atrás, por más que nos señalen, nos desmientan incluso nos pretendan hacer culpables de las Siete Plagas anunciadas. Hemos aunado fuerzas, confluyendo mujeres de diferentes generaciones con un único propósito, alcanzar la igualdad de oportunidades, una igualdad que sea real pero también efectiva. Y no pararemos, no nos pararan, hasta que sea una realidad y consigamos una sociedad más justa, igualitaria y más democrática.

  • Esther Martín Martín es Secretaria de Acción Sindical, Mujeres y Juventud de CCOO Canarias.

Si te ha gustado, lee a la anterior Pluma invitada del mes de febrero.

Elsas de todos los colores y tamaños

La presentación del minidocumental de la artista visual Yolanda Domínguez “Elsas”, encargado por el ICI en el marco del 8M, ha despertado mil y una emociones, tantas como mujeres distintas y diversas hay en nuestra sociedad, y todas esas emociones han coincidido en una: ya va siendo hora de que aparezcan mujeres reales, hay que mostrar otros referentes de mujer que no estén estereotipados. El ICI ha vuelto a traspasar con su difusión las barreras geográficas isleñas y a los tres días de su presentación, el vídeo había alcanzado a cerca de 50.000 personas en las redes propias del organismo.

-“Mira qué vídeo más chulo”

“Buen trabajo, y yo tan metida en los estereotipos

de la sociedad. Snif, snif”

-“¡Pues a romperlos!, ya es hora”

-“Vale lo que tú quieras!!

Pero no sé cómo.

Vale ir con un pelo que no ha pisado la peluquería en un año?

O ir a la playa a lucir celulitis?

O qué? Ya me dices qué puedo hacer 😔

-Lo que tenemos que hacer es sentirnos a gusto con el cuerpo.
Sea como sea.

Y no castigarnos si no es el que exigen los cánones.

Para ir a la playa solo debes pensar en si tienes ganas.

A ver, haz lo que te guste, lo que te haga feliz! Y punto¡

La anticampaña del ICI

“¿Que con la princesa Elsa se han superado los estereotipos?” es una de las preguntas con la que una de las mujeres protagonistas arranca el minidocumental “Elsas” impulsado por el ICI y desarrollado por la artista visual Yolanda Domínguez. Un trabajo en el que mujeres con diferentes características y particularidades ridiculizan los cánones establecidos y se plantean, disfrazadas del personaje infantil Elsa, cuáles son todavía las barreras a las que se enfrentan y cómo pueden romper los estereotipos de género.

Como explicaba la directora del ICI, Kika Fumero, durante la presentación, “el objetivo es visibilizar las interseccionalidades, las mujeres desde los márgenes porque toda aquella mujer que se aleja del canon de belleza establecido es susceptible de situarse en el margen, por eso veremos mujeres con discapacidad, negras, gordas, delgadas, rurales, lesbianas, migrantes… y todas ellas bellas y luchadoras”.

La directora del ICI, Kika Fumero, durante la presentación y la artista Yolanda Domínguez en la pantalla

“Este proyecto se sitúa en marco del 8M pero pretende ser la anticampaña, una manera de ridiculizar los estereotipos y afirmar que no sólo existe un tipo de mujer correcto”.

Kika Fumero, directora del ICI

Todos los cuerpos son correctos

Luchar contra los estereotipos que se le imponen a las mujeres y las niñas en publicidad, películas o en cualquier medio de comunicación en general, y velar por su salud y bienestar es uno de los retos del ICI. Ya en verano del año pasado, publicábamos una entrada en nuestro blog con la que pretendíamos apostar por la diversidad corporal de cara a la vuelta a la playa. En ese momento, elaboramos un decálogo básico.

Y en octubre, citamos a varias expertas para dar la batalla a la gordofobia en unas jornadas que superaron todas las expectativas del organismo y mostró una vez más la gravedad del asunto.

Las mil y una Elsas posibles en la escuela

Abordar en la escuela la presión social sobre el aspecto físico, que de manera especial subyuga a las mujeres y las niñas, es el objetivo de la herramienta educativa “Las Mil y una Elsas”, que nace inspirado en “Elsas”. Esta nueva guía, disponible en la web del ICI, incluye material didáctico sobre estereotipos, cuerpos y cánones de belleza y va destinada a profesionales de la educación formal e informal que trabajen con jóvenes adolescentes entre los 12 y los 18 años de edad.

Y además de facilitar esta nueva herramienta, coordinada por el Área de Coeducación del ICI y elaborada por Beatriz Zamora Manso y María Montserrat Delgado Medina, el Instituto Canario de Igualdad ha organizado una formación que se impartirá a cerca de un centenar de agentes zonales de la Red de Igualdad de las islas y personal encargado del asesoramiento en los centros de profesorado .

La guía incluye cuatro bloques temáticos: “Estereotipos y roles de género”, “Nuestros cuerpos y los cánones de belleza”; “Representación de las mujeres y las niñas en la cultura de la imagen”; “Empoderamiento y superación. Representación de la diversidad de las mujeres” además de recursos, acciones, un glosario y fichas para las actividades.

El objetivo es fomentar un cuestionamiento crítico de los roles y estereotipos de género, de la feminidad patriarcal y de la imagen representada de las mujeres en los medios, en la publicidad, en Internet o en las redes sociales, y de este modo prevenir la violencia que se ejerce sobre los cuerpos de las mujeres por el hecho de serlo y fomentar una igualdad de género efectiva y real.

¿Y tú? ¿Con qué Elsa te identificas?

La pluma invitada: Coral Herrera se despide de Cupido

Iniciamos este mes una sección en nuestro blog que nos permitirá compartir cada mes la reflexión de una experta o experto sobre alguno de los grandes temas de interés para el ICI. Este mes, y en medio de la vorágine comercial descontrolada entorno al 14 de febrero, en la que la mayoría de las campañas publicitarias insisten en reforzar todos los mitos del amor romántico, hemos querido contar con la aportación de la experta Coral Herrera* que ha decidido escribir una “Carta de despedida a Cupido“.

Querido Cupido:

Las mujeres que ya no sufrimos por amor te escribimos esta carta de despedida para que quede constancia de que aquí se acaba la historia contigo: te decimos adiós para siempre, vamos a ponerle, por fin, un punto y final a tu extenso reinado.

Sabemos que ahora que estás desarmado, tienes la moral por los suelos, que tu ego está herido, que te sientes incapaz de adaptarte a los nuevos tiempos, que no sabes cómo relacionarte con las mujeres, que has perdido tu trono y te sientes desorientado, confuso, triste, y cabreado.

Nosotras ya no te vamos a cuidar más.

Ya no tienes poder sobre nosotras, porque ya nos hemos quitado la venda:

Ya no nos engañas más.

Ya no nos creemos los cuentos que nos cuentas,

ya no nos fascinan tus falsas promesas,

no nos dan miedo tus amenazas,

ni cedemos más al chantaje

ya sabemos que aunque no encontremos pareja, solas no nos vamos a quedar.

Ahora sabemos que no somos medias naranjas, sino frutas diversas. Sabemos que no existe el paraíso romántico, que tú no nos puedes dar la felicidad.

Ya no nos amenazas ni nos chantajeas con el miedo a la soledad,

porque ahora estamos unidas, y nos queremos mucho más..

Te vemos correr, huyendo de tí mismo, y ya no nos das pena: ahora sentimos mucha más empatía y solidaridad hacia nosotras que hacia tí.

Ahora en vez de cuidarte, nos cuidamos entre nosotras, y a nosotras mismas: de verdad, no te necesitamos más.

Ya sabemos qué hay después del final feliz: lo que nosotras queremos es volar.

Ahora que sabemos que tenemos derecho al placer y a disfrutar, y que tenemos derecho a vivir una buena vida, ya no nos para nadie, ya no nos para nada, y tú, querido Cupido, ya no nos estafas más.

Queremos vivir libres de explotación y sufrimiento, queremos vivir sin miedo y sin necesidad de ser amadas por un hombre, queremos trabajar por nuestro bienestar.

Nos has engañado con tus mitos demasiados siglos, ahora nos toca a nosotras ser dueñas de nuestro amor, y apropiarnos de nuestros sentimientos y emociones: la corriente ya no nos arrastra más, porque ahora sabemos nadar, y sabemos salir de las aguas turbulentas.

No nos vas a ver naufragar, nunca más.

Ahora llevamos nosotras el timón del barco,

nosotras decidimos las rutas en las que vamos a navegar.

Nos vas a ver unidas, lúcidas, despiertas, con los pies en la tierra, trabajando juntas para liberar al amor de toda su carga patriarcal.

Nos merecemos relaciones bonitas, sanas e igualitarias, y sabemos que bajo tu imperio era casi imposible construir un vínculo basado en el respeto y la ternura radical.

No nos conmueven tus lágrimas: tú no eres la víctima de esta estafa mundial.

Lloras porque no encuentras a la mujer ideal: una mujer sumisa, obediente, complaciente, servil, entregada a ti. Una mujer sin deseos propios, sin red social ni afectiva, sin inquietudes, sin pasado y sin futuro. Una mujer que no existe.

Has estado durante mucho tiempo leyendo el mismo cuento, sin darte cuenta de que había otras formas de amar,

y de que las mujeres ya no queremos estar de rodillas, nunca, nunca más.

Desde pequeño te enseñaron a divertirte haciendo sufrir a las mujeres, haciéndote creer que cuantas más mujeres enamoradas añadieras a tu colección, más poder tendrías sobre los demás.

Nos encerrabas en una jaula y nos hacías esclavas del amor,

pero encontramos la llave, abrimos puertas y ventanas, y echamos a volar.

Ahora te toca asumir que las mujeres ya no queremos pasarlo mal, y que ya no tienes ningún poder sobre nosotras,

porque lo que nosotras queremos, es tener compañeros para disfrutar.

Ahora ya no eres un dios: ahora eres uno más.

Desde que nos pusimos en pie ya no te vemos ni tan grande, ni tan hermoso, ni tan poderoso.

Ya no nos sentimos prisioneras del amor,

Ahora sabemos que queremos amar en libertad y en igualdad, y

no vamos a dar ni un paso atrás.

Nos educaron para ponerte en el centro de nuestras vidas, para adorarte y amarte de un modo absoluto y total.

Pero ahora sabemos que:

  • No queremos trabajar gratis para tí.
  • No queremos vivir adictas ni enganchadas al amor romántico.
  • No queremos ser prisioneras del amor.
  • No queremos depender de ningún hombre.
  • No queremos obedecer ni sufrir por amor.
  • No queremos sacrificarnos ni aguantar.
  • No queremos mentiras, chantajes, amenazas ni castigos.
  • No queremos relaciones de abuso, explotación y violencia.
  • No queremos resignarnos: sabemos que merecemos mucho más.
Ahora eres uno más, y te toca, como a todos, trabajar tu machismo.

Si quieres vivir en este siglo, tendrás que adaptarte a un mundo en el que las mujeres hemos tomado conciencia de nuestros derechos y libertades: ya solo queremos relacionarnos en igualdad.

Te toca hacer un viaje hacia tí mismo para conocerte mejor, y para trabajar tu egoísmo, tu ansia de poder, tu misoginia, tu narcisismo y tu egocentrismo.

Ahora te toca hacer autocrítica amorosa y constructiva, para aprender a ser mejor persona, y para dejar de hacer daño: no puedes seguir ignorando el dolor que tus necesidades y deseos provocan en los demás.

Es el momento de que dejes de leer el cuento de siempre y te des cuenta de que hay muchos más libros, muchas historias de amor, muchas formas de relacionarse.

En tu mito de siempre el chico conoce a la chica, salva al mundo, salva a la chica, y la chica solo tiene que dedicarse a esperar.

Nosotras ya sabemos que no nacimos para esperar,

ni para sufrir,

ni para servir.

Nacimos para disfrutar de este ratito de vida, y queremos disfrutarla con las mejores compañías.

El amor, recíproco, y los cuidados, mutuos

Ya sabemos que el amor tiene que ser recíproco y los cuidados tienen que ser mutuos: ya no aceptamos una relación en la que solo damos nosotras.

Ya no nos conformamos con las migajas del amor: no queremos exigir amor, ni mendigar más.

Ahora solo queremos amores de los buenos: amores en los que podamos ser nosotras mismas, en las que nos sintamos libres para irnos y para quedarnos, en los que podamos construir vínculos de apoyo y cuidados mutuos,

El amor del bueno no es una utopía, sino una realidad: ahora sabemos que podemos construir relaciones basadas en el respeto, el compañerismo, y el buen trato, ya no nos conformamos más.

El amor está en todas partes

Nuestra autoestima ya no depende de si tenemos o no pareja: sabemos que estamos rodeadas de amor por todas partes, que el amor está en todas las relaciones que tenemos con los espacios, las cosas, los animales, las plantas y los demás seres humanos.

El amor está en nuestras pasiones, en nuestra forma de ser y de estar en el mundo, y en la gente que nos cuida y a la que cuidamos. No podemos volcar todo nuestro amor en una sola persona: ya sabemos que da para mucha gente más.

Sabemos que para ti es duro asumir que ya no te queremos, y que ya no te necesitamos más. Ya no te idealizamos ni te mitificamos: no se puede disfrutar del amor si no es desde la igualdad.

Ahora que ya no tienes poder sobre nosotras, podrías empezar a trabajar contigo mismo para adaptarte a los nuevos tiempos, y para aprender a cuidarte, y a cuidar a los demás.

Revisa a fondo tu masculinidad: a tu princesa rosa no la vas a encontrar, y a las demás, ya no nos vas a utilizar más.

Que sabemos lo que queremos

Nos hemos rebelado contra la cultura patriarcal, y ahora ya sabemos lo que queremos:

  • Queremos amar en libertad
  • Queremos relaciones sanas y amores compañeros
  • Queremos liberarnos de la culpa
  • Queremos amar sin miedo
  • Queremos relacionarnos desde la empatía y la solidaridad
  • Queremos cuidarnos a nosotras mismas
  • Queremos cuidarnos entre nosotras
  • Queremos dar y recibir mucho amor del bueno

Querido Cupido, aquí se acabó el romance: ya no nos envenenas más.

Ahora estamos aprendiendo a volar, y tú eres un rey sin trono y sin sirvientas, te toca empezar a trabajar.

Adiós para siempre, Cupido: por fin somos libres, nuestra primavera acaba de empezar.

*Coral Herrera es Doctora en Humanidades y Comunicación por la Universidad Carlos III de Madrid y la creadora del Laboratorio del Amor. Ella misma se define como “comunicadora y ciberactivista”.

De orugas a mariposas

La juventud canaria vive un momento de transformación en materia de igualdad entre mujeres y hombres. Sin ser ajena a las inercias del sistema, ya habla, conoce y sabe dónde y cómo se producen los desequilibrios entre géneros, reconoce la violencia de género y la mayoría ha vivido algún caso cercano, pero todavía hay prácticas estancadas por el peso de las estructuras de dominación. Perduran hábitos y creencias que dibujan una situación contradictoria, que no se corresponde con su discurso y que se interpreta como un momento de transformación, de orugas nacidas en un mundo patriarcal a mariposas que vuelan en una realidad igualitaria, libre de violencia de género.

La directora del ICI, Kika Fumero, presentó el diagnóstico sobre las percepciones y actitudes de la juventud canaria ante la violencia de género. Un macroestudio generado a partir del análisis de las respuestas de 1.179 chicas y 1.209 chicos de 14 a 29 años, residentes en Canarias (la fase cuantitativa), y las opiniones vertidas sobre violencia de género por 86 participantes en 8 grupos de debate y 26 entrevistas (la fase cualitativa).

“En líneas generales hablamos de un panorama positivo pero que evidencia que la juventud canaria avanza en diferentes velocidades: conoce y sabe lo que es la igualdad entre mujeres y hombres pero no lo lleva a la práctica, reconocen abiertamente las desigualdades y se posicionan en contra de la violencia de género pero la teoría no permea en sus comportamientos”.

Kika Fumero

Lo que se transforma

  • Reconocimiento generalizado de las desigualdades entre mujeres y hombres.
  • Pierden vigencia los mitos del amor romántico.
  • Reconocimiento generalizado de la extensión del problema.

Lo que permanece

Lo que permanece, ya lo contábamos en El amor no mata pero los resultados de la encuesta los han apuntado de manera científica:

  • El modelo de masculinidad tradicional.
  • Centralidad del amor.
  • La exclusividad sexual, y el “amor para toda la vida”.
Imagen de la Memoria gráfica del ICI sobre las charlas impartidas por la experta Marina Marroquí.

“Es preocupante la generalización de las prácticas de control en la pareja, las relaciones tóxicas basadas en el control, el acoso sexual, las nuevas formas de violencia, sobreexposición y humillación de las mujeres en los medios digitales; el amplio consumo de pornografía basado en prácticas sexuales de dominación, cuando no denigrantes o abiertamente violentas contra las mujeres, o las prácticas de ligue, que son uno de los principales reductos de exhibición y ejercicio de la masculinidad dominante”.

Kika Fumero

Y cuáles son las fuentes de información sobre las relaciones afectivas y sexuales:

  • Amistades
  • Experiencia propia y…
  • 🧨🧨🧨 El 40% de los chicos recurre a la pornografía como vía de aprendizaje.

¿Qué relación tienen con la violencia de género?

  • El 70% de las mujeres jóvenes han vivido o conocen casos de violencia de género.
  • El 20% de ellas declara haberla sufrido.
  • El 40% considera bastante o muy probable sufrir violencia en el futuro.
  • 🧨🧨🧨 El 22% reconoce que ha ejercido violencia de género.

Efectivamente la violencia de género no tiene edad, durante el año 2019, un total de 271 chicos menores de 24 años en Canarias fueron condenados con sentencia firme por casos de violencia de género (31 más que en 2018). Tres de ellos eran adolescentes que todavía no habían cumplido la mayoría de edad.

Es doloroso leer este último dato y comprobar, como ha reflejado el diagnóstico del ICI sobre el asunto, que 22 de cada 100 chicos que participaron en el estudio, aseguraban que en sus actitudes prevalecen prácticas de violencia de género.

Un porcentaje mucho más amplio del esperado pero que también es un indicio de los avances. Reconocer un problema ya forma parte del camino a la solución, no lo niegan y de ese modo empiezan a adoptar la postura de la responsabilidad.

El reconocimiento de la igualdad y el rechazo a la violencia de género en la teoría, no se traducen en prácticas coherentes con los principios de igualdad, ni en relaciones más equilibradas libres de violencia contra las mujeres.

¿Qué hacemos ahora con estos datos?

“Los cambios que anhelamos no se consiguen de un día para otro, esto es una carrera de fondo, queremos ver donde están las grietas para intervenir en las estructuras, desde la base, pero también es importante señalar lo que hemos avanzado, hay un 18% de chicos que niegan la violencia de género e incluso culpan a las mujeres de ello, para cambiar esto vamos a trabajar a fondo, pero también es importante ver que un 78% ya reconocen estas violencias”.

Kika Fumero
La directora durante la presentación en rueda de prensa del diagnóstico.

El objetivo del estudio no era otra que conocer en profundidad la realidad, escuchar de cerca como actúa, respira, sufre, disfruta y crece nuestra juventud en materia de igualdad para intervenir en los problemas de manera efectiva, abordar el trabajo de prevención que se impulsa desde el ICI, rebajar los obstáculos actuales e impulsar políticas adecuadas, que atajen el problema.

Ahora el guante queda en la mano de toda la sociedad, el compromiso del ICI es seguir trabajando para consolidar los cambios en el discurso, extenderlos a la totalidad de la población joven, poner el foco en los hombres para que se sumen como aliados comprometidos a favor de la igualdad y sobre todo, reforzar o crear las condiciones estructurales para que puedan traspasar la barrera del discurso y llevar las palabras a las prácticas.

“Tenemos que ir a una desde todas las áreas porque de las condiciones materiales, sociales y estructurales que se logre interponer para consolidar los cambios dependerá que estas posibilidades se conviertan en una realidad cotidiana libre de violencia de género para la juventud”.

Kika Fumero

Peligro inminente

Enero es mes de recogida de estadísticas, de repaso de las acciones desarrolladas a lo largo del año anterior, de balance y análisis. Las cifras nos permiten conocer la realidad, detectar los problemas, las necesidades y avanzar en las políticas más adecuadas para paliar las carencias.

En materia de violencia de género, el ICI vuelve a toparse con una realidad social muy preocupante y es que a pesar de todos los refuerzos, de los avances en materia legislativa en pro de la igualdad, de todas las campañas de sensibilización, de todos los recursos… las violencias machistas siguen instaladas en la rutina diaria. Y lo peor de todo, la violencia más extrema, la que supone peligro inminente para la vida de las mujeres ha crecido de manera exponencial en los últimos años.

Casi 10.000 llamadas de emergencia

Durante el año 2020, los ataques machistas hicieron peligrar de manera inminente la vida de mujeres en cerca de 10.000 ocasiones, exactamente fueron 9.407 las llamadas de emergencia, que recibió el Servicio de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia SAMVV 1-1-2 que financia el ICI, el 60% del total de las llamadas. Esto supuso que el 112 tuvo que activar los Dispositivos de Emergencia para Mujeres Agredidas de las islas (DEMA) en 1.966 ocasiones (407 veces más que en 2019).

Y echando la vista atrás, los datos arrojan la terrible conclusión de que el crecimiento de las activaciones por emergencia de los dispositivos insulares es exponencial. En 2018, el 112 activó estos dispositivos de emergencia en 1.283 ocasiones, lo que supuso una media de 106 activaciones al mes; en 2019 se activaron en 1.559, esto es 130 activaciones mensuales de media y en 2020, se activaron en 1.996 ocasiones, 166 llamadas al mes de media. Es decir, en este año que acaba de finalizar hubo 60 activaciones a los DEMA al mes más que en 2018.

En cuanto al tipo de agresor, en más de la mitad de los casos alertados (53%) era la pareja actual y en un 22% de los casos la expareja. Un 16% no especificó la relación y el resto de casos era un amigo, padre, hijo o desconocido.

En los últimos tiempos han surgido voces negacionistas de evidencias científicas. De la existencia del covid, de la redondez de la tierra, incluso de la existencia de la nieve. Ahora es más peligroso que nunca seguir negando la existencia de la violencia de género.

Desde el año 2003 en el que se iniciara el cómputo oficial de feminicidios, el machismo ha terminado con la vida de 96 mujeres.

El confinamiento pasó factura

En el análisis de datos también se concluye que el mes con mayor número de llamadas al servicio de emergencia por violencia de género del ICI fue agosto (1.527), una dinámica que suele repetirse cada año, pero en la comparativa con los datos de 2019, abril, coincidiendo con el confinamiento por la pandemia, fue el mes en el que más aumentaron las llamadas, casi un 17% respecto a abril de 2019.

En cuestión de violencia, el 2020 fue un año duro y el confinamiento pasó factura a las mujeres que se vieron obligadas a permanecer encerradas con su maltratador. 51 mujeres tuvieron que abandonar su casa con sus hijos e hijas y alojarse en los dispositivos insulares. Solo durante el mes de abril, el 112 experimentó un incremento de un 33% de las llamadas de emergencia respecto al mes de marzo.

Niñas menores de 12 años agredidas

Cerca de la mitad del total de incidentes del año pasado, 6.946 fue alertado por la propia víctima y en 4.410 ocasiones lo hizo un alertante accidental. El resto fue alertado por alguna institución, familiar, el servicio ATENPRO, el 016 y el nuevo recurso Mascarilla-19.

En cuanto al tipo de violencias, cerca de la mitad de las llamadas, (48%) se referían a violencia no física, el 41% fueron por violencia física sin agresión sexual y el 2% violencia física con agresión sexual. El resto fueron de coordinación (3%) o violencia no definida.

Por islas, el mayor número de llamadas procedía de las islas capitalinas. Tenerife fue la isla en la que más llamadas se realizaron (6.877).

La violencia de género no tiene edad. Del total de llamadas recibidas por el 112 en este servicio y por edades, un total de 86 eran menores de 18 años, y de éstas, 15 eran niñas con menos de 12 años.

2.682 mujeres tenían entre 18 y 35 años; 3.131 afectadas eran mujeres de 35 a 55 años y 773 mayores de 55 años.

Este servicio de atención telefónica, financiado por el Instituto Canario de Igualdad (ICI) se presta desde las salas operativas del Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad, CECOES 1-1-2, en todo el territorio de la Comunidad Autónoma de Canarias, durante las 24 horas del día y los los 365 días del año.

Avance y retroceso

La violencia no sabe de condición social, económica, racial o edad. Se produce en cualquier ámbito, no la justifica ni la pobreza, ni los celos ni el alcohol, solo a una concepción patriarcal del mundo instalada en el disco duro de esta sociedad.

En el siglo XXI nos imaginábamos desplazándonos en naves espaciales entre planetas. La investigación científica no ha popularizado los viajes interestelares, sí nos ha llevado a otros muchos lugares de conocimiento que nunca imaginamos, y ¿nuestra sociedad?… ¿es la sociedad avanzada propia del siglo XXI, o se ha quedado en algunos espacios instalada en la prehistoria?

Si crees que tu, o alguna mujer de tu entorno está viviendo una situación de violencia de género #NoEstasSola pide en tu farmacia mascarilla-19 para tí, para una amiga, contacta con el 112 o con cualquiera de los recursos destinados a tal fin.

Si te ha gustado, inscríbete y te enviaremos una notificación cada vez que publiquemos un artículo nuevo.

#MalaDeAcostarme

¿Cómo te cuidas?, ¿estás atenta a tus necesidades, o primero miras al resto y al final del día, cuando te desmayas en la cama, te das cuenta de que ni tan apenas te has sentado, ni te has mirado al espejo, ni has respirado unos segundos siendo consciente de la vida. #Autocuidarse no es ser egoísta, es cuestión de salud y bienestar.

Desde luego que soy un desastre, no puede ser que me haya olvidado de recoger las llaves del coche en el taller antes de que cerraran, ahora Javier no tendrá coche para ir a trabajar mañana. Me tengo que organizar mejor y ponerme las alarmas en el móvil, cada vez me acuerdo menos de las cosas. Mañana me levanto a las seis en lugar de a las y media, así antes de que se levanten ya tengo recogida la casa, limpio el baño, y antes de irme al trabajo, me da tiempo a dejar la comida hecha para cuando lleguen las niñas del instituto. ¡Ah, que tengo que llevar a mamá al dentista a las cinco! Pues recojo las llaves del taller a las cuatro cuando salga de trabajar, a ver si llega pronto la guagua…Y desde el taller, voy con el coche a buscar a Javier al trabajo, se lo dejo a él y así puede ir al gimnasio, que como no vaya se rebota todo. Yo voy en taxi con mamá al dentista, a ver si no nos hacen esperar mucho, pero ya voy a avisar a las niñas que no las podré llevar por la tarde a la Escuela de Idiomas. Tendré que acostar a papá un poquito más pronto para que no me cierren, el pobre, porque tengo que comprar huevos, papas, tampoco queda embutido ni pan de molde, jabón para la ropa, suavizante, rollo de servilletas, papel higiénico…

Muchas mujeres no cuentan ovejas para dormir, se desmayan en la cama agotadas y concilian el suelo repasando la lista de tareas del día siguiente.

El autocuidado se ha convertido en este año una de las claves de intervención del ICI. El confinamiento en los hogares por emergencia sanitaria y los cambios incorporados visibilizó más que nunca las grietas de nuestra sociedad, la desigualdad de las mujeres frente a los hombres en el reparto de tareas, responsabilidades y cuidados en las familias. El ICI ha elaborado una guía con pautas concretas para que des la vuelta a esa situación y te recuperes a ti misma.

¿Cómo te cuidas?, ¿estás atenta a tus necesidades, o primero miras al resto y al final del día, cuando te desmayas en la cama (sí desmayas, porque la mayoría no se acuesta a dormir, se desmaya al terminar el día sobre la cama agotada) te das cuenta de que ni te has sentado, ni te has mirado al espejo, ni has respirado unos segundos siendo consciente de la vida. Si te mimas piensas que eres egoísta?

Cerca de 2.000 respuestas

En noviembre pasado, el ICI publicó la guía de autocuidados “Mala de acostarme” elaborada por la experta María Martín Barranco. A los pocos días, abrió una encuesta sobre el tema dirigida a las mujeres con el objetivo de que visibilizaran en qué cuestiones aprobaban y en cuáles, sin ser conscientes, se estaban descuidando.

En total se analizaron 1.245 respuestas que recibimos entre el 13 de octubre y el 15 de noviembre de 2020, contestaron mujeres de 10 países diferentes, pero la encuesta sigue abierta y ya son cerca de 2.000 cuestionarios recibidos.

Del total de respuestas analizadas, 1.164 respondieron a todas preguntas y el 26% (320) fueron enviadas por mujeres residentes en Canarias.

Los descuidos sobre los que se puso el foco de trabajo fueron: la falta de atención al cuerpo y al bienestar físico; la alimentación; el peso e imagen corporal; el placer; el tiempo de trabajo, ocio y descanso y el bienestar emocional.

Y ¿cuáles fueron las conclusiones más relevante?

Que la vida en pareja, (sea hombre o mujer esta pareja), repercute negativamente en el autocuidado de las mujeres. Las féminas por inercia, por mandato patriarcal, por herencia, tienen asumido el rol de cuidadoras, la hiperresponsabilidad de atender al resto antes que a ellas corre por sus venas y esto supone, como dicen textualmente el análisis que:

“La sobrecarga de dobles y triples jornadas dejan a las mujeres sin tiempo personal de ocio y descanso que les permitan alcanzar los mayores niveles de plenitud vital en las mismas condiciones y plazos que los hombres en similares circunstancias personales, económicas y vitales”.

“El autodescuido en las mujeres se aprende como mandato patriarcal y romperlo genera culpa, remordimientos y estrés, lo que afianza los patrones de autoviolencia”.

“Quienes creen descuidarse se descuidan más de lo que pensaban y quienes consideraban cuidarse se descuidaban desproporcionadamente más de lo que creían en un principio”.

“El cuidado necesita toma de conciencia personal, espacio físico y emocional para llevarlo a cabo, tiempo para descansar y planteamientos políticos acerca de cómo facilitar esos tiempos y espacios colectiva y personalmente”.

#Autocuidarse no es ser egoísta

Entre algunos de los porcentajes extraídos de todas las contestaciones analizadas hay algunos que duelen: el 92% de las mujeres se siente culpable por decir no a algo que sí pueden hacer y del total de respuestas, casi la mitad, habitualmente o siempre.

Muchas mujeres reconocían al finalizar que conocían perfectamente la teoría pero les costaba “dejar de sentir el autocuidado como egoísta”.

#Autocuidarse no es ser egoísta, es cuestión de salud y bienestar

¿Cuándo y para qué sirve una dosis extra de autocuidado?

La receta para mejorar el autocuidado

¿Todavía te autodescuidas? Te damos una receta: abandona el autodescuido normalizado que te come, cambia las rutinas, aplícate el decálogo de autocuidado que incluimos en la imagen de más arriba, son pautas muy sencillas que mejorarán tu calidad de vida y… Leete la guía que hizo nuestra experta de cabecera, María Martín Barranco, la puedes encontrar en la web del ICI “Mala de acostarme”, te llevará por un camino repleto de aprendizaje: “Las descuidadas”; “Mala de acostarme”; “Espejito, espejito”; “Así me gusta”; “No me da la vida”; “Me quiero, me cuido”.

¡Feliz viaje al autocuidado!

Desenmascarar la violencia machista

Uno de los principales beneficios colaterales de la pandemia por Covid-19 fue la creación en Canarias del nuevo recurso Mascarilla-19. Desenmascaró la violencia de género, la sacó de los hogares, del ámbito de la pareja, de lo íntimo, justo cuando más peligro había de que se recluyera entre las cuatro paredes en las que habitaba un maltratador, durante el confinamiento por emergencia sanitaria, y la situó como un problema público cuya erradicación está en manos de toda la ciudadanía.

Mascarilla-19 llegó para quedarse, ha tejido redes entre las administraciones públicas, las comunidades vecinales, y los entornos de amistades y familiares. El Consejo General del Poder Judicial hizo una recomendación pública al respecto y ONU Mujeres destacó su utilidad en un informe.

En Canarias, 39 mujeres han protegido su vida pidiendo Mascarilla-19 en la farmacia

El recurso implementado por el ICI en colaboración con los colegios de farmacia de las islas ha permitido dar atención, desde su creación a mediados de marzo, a 39 mujeres que estaban sufriendo una situación de violencia de género. Sólo en la primera quincena de diciembre, y coincidiendo con la primera campaña publicitaria en medios tradicionales realizada por el Gobierno sobre este recurso, las farmacias han dado cobijo y han alertado al Servicio de Atención a Mujeres Víctimas de violencia 112 del ICI, a 10 mujeres que se sentían amenazadas.

El 85% de las administraciones constata que ha mejorado la sensibilización ciudadana

Un informe realizado por el ICI sobre su implementación señala como la gran mayoría de las administraciones públicas (82,4 %) considera que ‘Mascarilla 19’ ha conseguido una mayor visibilización de la violencia machista y de los problemas derivados del confinamiento. En la misma línea, un 85,3% de estas instituciones considera que ha producido una importante sensibilización ciudadana para constatar que la violencia de género es un problema social, no un asunto privado.

Al poco tiempo de su puesta en marcha fue reconocida como un código internacional de atención a las víctimas de violencia de género durante el confinamiento, el Consejo General del Poder Judicial hizo una recomendación pública del uso de ‘Mascarilla 19’ y ONU Mujeres destacó su utilidad como ejemplo de buenas prácticas y solución imaginativa en el informe ‘COVID-19’ and Ending Violence Against Women and Girls’ (‘COVID-19 y cómo poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas’), en el que reflejaba una serie de recomendaciones para gobiernos, organizaciones internacionales y de la sociedad civil para prevenir y responder a la violencia de género durante y después de la crisis sanitarias.

“Pide en farmacia mascarilla-19. Sabrán que tienen que llamar al 112”

A comienzos de diciembre de 2020, el ICI lanzó la primera campaña publicitaria en televisión, radio y prensa escrita sobre el recurso Mascarilla-19 con el objetivo, como explicaba en la presentación la directora del ICI, Kika Fumero, de llegar al mayor número de mujeres que pudieran verse afectadas.

“Queremos llegar a muchas más mujeres que por diferentes motivos: por brecha generacional, por cuestiones socioeconómicas o sencillamente por que son mujeres con poca o nula asiduidad al entorno digital, todavía desconocen este nuevo recurso y que por tanto pueden pedir ayuda en su farmacia si lo precisan”.

Kika Fumero, directora del ICI

Su efectividad no se ha hecho esperar y desde que comenzara la campaña, el pasado 10 de diciembre y sin terminar el mes, 10 mujeres en las islas han acudido a una farmacia para pedir ayuda del total de 39 que han solicitado ayuda con este recurso desde marzo.

La campaña se ha compuesto de anuncios en prensa escrita y digital, vídeos para las redes sociales del ICI (Facebook, Youtube e Instagram) y se están emitiendo cerca de 2.000 pases del anuncio en diferentes cadenas nacionales y locales, además de 688 pases de la cuña en radio. También ha incluído la inserción de la imagen fija en soportes exteriores como mupis y marquesinas.

Imagen del anuncio televisivo

Las conductas machistas que amparan esta violencia contra las mujeres no entienden de raza, clase, funcionalidad o edad, se reproducen en cualquier ámbito”.

Kika Fumero, directora del ICI

En las cuñas de radio, la campaña capta la atención jugando con el hecho de que va a escuchar información relevante sobre los síntomas del coronavirus, pero al final revela algunos de los efectos secundarios de vivir con un maltratador.

Mascarilla-19 en 564 noticias de medios españoles

Hasta que el ICI lanzara hace escasos días la campaña publicitaria, la difusión de Mascarilla-19 se basó en redes sociales y medios de comunicación. En este periodo, generó y estuvo presente en un total de 564 noticias de medios españoles, entre los meses de marzo y noviembre, y más de una veintena de países publicaron alguna información al respecto. Las publicaciones en Twitter con el hashtag ‘Mascarilla 19’ tuvieron un alcance de unas 300.000 personas de media.

Fuera de Canarias, este recurso se puso en marcha en 10 comunidades autónomas y 3 diputaciones provinciales en las que continúa. También se implantó en 32 municipios de forma independiente, de los que 22 son de la Comunidad Valenciana, a los que se suma una mancomunidad con cuatro municipios; tres de Madrid; uno de Castilla La Mancha; otro municipio de Cataluña; y uno en Aragón. En todos ellos o continúa la iniciativa o tienen la intención de que continúe.

En total colaboraron más de 16.000 oficinas de farmacia españolas, según datos del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, y participaron 22 colegios de farmacia de forma directa y el resto a través del Consejo General de Colegios de Farmacia.

Fuera de España, se implantó en 16 países en los que continúa (8 en Europa, 5 en América, 2 en África y Australia, en Oceanía). En Europa (Francia, Italia, Alemania, Grecia, Países Bajos, Bélgica, Reino Unido y Noruega); América (Chile, Argentina, Colombia, Panamá, México); África (Cabo Verde y Uganda) y Australia.

“Mascarilla-19 ha mostrado la importancia de tejer redes entre las administraciones públicas y los recursos de la sociedad civil y cómo es factible, viable y muy positivo establecer actuaciones conjuntas para mejorar la atención de las víctimas de violencia de género”.

Kika Fumero, directora del ICI

Sí, fue una mascarilla viajera, ya lo contamos en una anterior entrada en este blog.